Correr y no congelarse

Escrito el: Martes, 30 noviembre 2010 15:39h

Aunque siempre he defendido que el mejor sitio para correr es un bosque, ya que el terreno es mas favorable para nuestras piernas que el asfalto y en verano los arboles nos protegen del calor de los rayos del sol, sin contar que la tasa de contaminación es mas baja ahora que llega el invierno mi consejo es cambiar de aires.

El otro día leyendo el blog de nuestros amigos de Movimiento Base encontré un post muy interesante sobre como afrontar el frío de invierno. La verdad es que es mas fácil salir a correr cuando hay altas temperaturas que con bajas temperaturas, hay que decir también que es más peligroso con temperaturas elevadas.

Cuando la época fría llega es correr por la ciudad, debemos buscarnos las avenidas de nuestra ciudad. Por norma general las manzanas de una avenida son mas grandes por lo que cruzaremos la carretera menos veces y tendremos mas anchura para convivir con los peatones.

La ventaja de “circular” por la ciudad en invierno es la diferencia de temperatura que podemos encontrar frente a un campo, un bosque o una explanada. El movernos entre los edificios, sobre todo pegados a la pared nos cubre de las rafas de viento teniendo así una sensación de calor, o menos fría, la prueba la notaremos cuando cruzemos la calle que el aire además de, en el caso de ser frontal nos frenará, será notar que nos recorre el frío por dentro. Por eso también es muy importante ir con ropa de cuello alto y cerradas por las mangas, o también si llevamos guantes que no haya separación entre ellos. Si el frío llega al interior puede ser que el día de mañana nos encontremos con un resfriado.

Volviendo al tema principal los edificios, el calor de los motores de los coches nos proporciona una sensación de temperatura mayor a la del tiempo por lo que podemos notar una diferencia de unos 5 grados. Otros de los motivos recomendables es que ahora en estas fechas la noche llega antes y en algunos sitios la visibilidad es escasa o incluso nula, nos cuesta ver y necesitamos forzar la vista.

Cuando corramos por la ciudad hay que tener cuidado con los bordillos, baches y otros pero importante es también la señalización de que vamos a cruzar. Nuestra velocidad sumada en ocasiones a la poca visibilidad de los pasos de peatones hace que los conductores no nos vean, y sobre todo nunca confiarse, aunque algunos conductores nos hayan visto, no significa que nos vayan a dejar pasar.

Compártelo ...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Pin on Pinterest