Las horas del día son muy largar pero en cada día hay horas claves para que nuestro entrenamientos nos aporte más ganancia, haciendo que podamos quemar grasas mientras dormimos, en el momento en que nuestro nivel de insulina es mas bajo.

Cuando mayor es el nivel de insulina (hormona que nos posibilita la asimilación de los alimentos) mas difícil le es al cuerpo quemar las grasas. Si nuestra rutina diaria o dieta contempla tres comidas al día nos encontraremos con dos niveles altos de insulina uno por la mañana tras el desayuno y el segundo después del almuerzo.

Teniendo en cuenta el siguiente gráfico y estas características comentadas, nos permitirá quemar grasa durante la noche y regenerar la contrucción muscular. A primera hora del día ,antes de desayunar ,el entrenamiento a ritmo suave o aeróbico muy ligero nos servirá esencialmente para consumir grasa.

La curva del gráfico representa el nivel de insulina.

Durante el día las actividades cotidianas consumen principalmente lípidos. Antes de una comida rica en proteínas como suele ser el almuerzo es interesante un entrenamiento intenso de musculación haciendo que el cuerpo asimile de forma mas eficaz el ejercicio produciendo que la asimilación o ganancia muscular sea mas efectiva.

Porteriormente la elevación del metabolismo producirá una quema de calorias posterior al ejercicio.