Cuida tus zapatillas

Publicado el: Jueves, feb 26, 2015

correr_lluviaNuestras zapatillas sufren un deterioro en cada uso que se ve aumentado cuando su uso es en superficies húmedas. Cuando nos entrenamos en parques, sobre pistas de tierra o por senderos, la tierra, el barro o incluso la lluvia en asfalto cuando pasamos por los charcos adelantan el deterioro de nuestras zapatillas.

Con la finalidad de retrasar el cambio de zapatillas y su mejor conservación deberíamos realizar unos cuidados a nuestras zapatillas y nunca realizar una limpieza a máquina de las mismas. Ello conllevará a la perdida de amortiguación, la parte interior perderá comodidad y protección y la parte exterior se deteriorará de forma avanzada. Los pegamentos sufrirán y se despegarán, se estropearán las costuras y las mallas llegándose a romper.

Para conservarla, tras una salida se recomienda airearlas, en un lugar fresco y seco, si puedes sácale la plantilla para que no coja humedad y se seque antes perdiendo parte de ese olor a humedad o a sudor.

Si la suciedad como polvo o tierra, como si es barro es aconsejable limpiarlas con un trapo mojado e incluso con un cepillo para retirar el barro y el polvo. Pásales un paño mojado con un poco de jabón o polvoriza agua con jabón para humedecer el barro y frotar posteriormente. Usa un paño o esponja mojada para retirar el jabón. Si el barro es excesivo podemos darle un manguerazo por la suela, por las zonas engomadas que no se deteriorarán con el agua, el resto de la zapatilla la debemos limpiar como he indicado anteriormente.

La plantilla extráela y lávala aparte o sustitúyela por una nueva. Como he dicho antes no lo metas nunca en la lavadora. Los cordones sí que puedes lavarlos pero estate atento que no pierdan las fibras y terminen rompiéndose, es muy incomodo tener que pararse a atarse los cordones pero lo es más que se rompan y pierdan la sujeción al pie.

No las seques cerca de una estufa, radiador o chimenea, no la seques cerca de una fuente de calor, seguramente el calor deformará la zapatilla y no se ajustará a tu pie, ajuste que va ganando con los usos adaptándose a la forma de tu pie. Incluye al sol, microondas, etc… .  Ábrela lo máximo que puedas y rellénala de papel de cocina o de periódico, extrae parte de la plantilla para que se seque también. El papel se puede cambiar cada par de horas, si no absorben la humedad lo hará la zapatilla hinchando el calzado y quedando este más ajustado y prieto pudiendo generar rozaduras y heridas.

Hay otras implicaciones que deterioran las zapatillas no solo las condiciones atmosféricas, unas zapatillas de correr de por si son caras así que cuidándolas ahorraremos y usarlas para la finalidad que las compramos es importante. Úsalas para correr en asfalto o pista si son su terreno, usa unas antiguas para ir al gimnasio o practicar otros deportes menos frecuentes, no las uses para todo.

Compártelo ...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Pin on Pinterest