Travesías en verano

Escrito el: Martes, 10 julio 2012 10:11h

ExcursiónAhora que llega el buen tiempo y en una época más propicia para salir a pasear o de excursión no viene mal recordar las claves principales para ir de travesía en verano. Estas claves son importantes a la hora de realizar travesías para no poner en peligro nuestra salud y conseguir realizar una travesía de forma confortable y divertida.

Las temperaturas son parte importante del verano, las altas temperaturas, este calor que muchas veces se convierte en insoportable e insufrible es el primer punto a tener en cuenta. La ropa debe ser poca a la hora de comenzar a caminar, que podemos ir regulando durante la travesía e ir aumentándolo en los descansos si aun no se ha vuelto insoportable el calor. Ir bien preparado es primordial por ello nos debería acompañar algún tipo de liquido que nos aporte hidratación y sales minerales que el calor y el esfuerzo nos hace perder.

Otro punto importante es el sol, si la travesía no es muy sombría y estamos hidratádos llevando con nosotros agua o bebida isotónica porque no debemos realizar lo mismo para nuestra piel, hidratárla pero sobre todo protegerse del sol. Debemos aplicarnos protector solar antes de salir y cada cuatro hora que es lo que dura la protección solar y volvemos a estar desprotegidos. Si no protegemos nuestra piel, no solo nos quemaremos, algo molesto y doloroso horas mas tarde sino podemos a llegar a tener ampollas por culpa del quemazón.

Una vez en trayecto realizar descansos son un tema obligatório también. Numerosos aunque sean cortos. Buscando una buena sombra en un buen momento para hidratarse y alimentarse así como para reponer fuerzas. Así también rebajaremos la temperatura que soporta nuestro cuerpo por culpa de las altas temperaturas.

Mientras realizamos una travesía lo primero que realizamos en revisar el trayecto y la dureza del mismo, si la realizamos en compañia mejor, pero sinó debemos informar de nuestro trayecto. Encontrar un ritmo adecuado nos posibilitará tener mas resistencia y terminar menos cansado. Con altas temperaturas el desgaste es mayor, el esfuerzo a realizar es mayor asi que los cambios bruscos de ritmo no son convenientes, nos desgastarán progresivamente y debemos pensar que tras la subida siempre viene la bajada, cuenta mas energía tengamos más disfrutaremos de la travesía.

Los insectos, sobre todo en las zonas húmedas, es de lo que más abunda en el verano. Esos molestos bichos que habitan en los bosques, en las zonas de rios y riera, nos obligarán a llevar cremas antimosquitos o pulseras, también podemos valernos de arcilla húmeda para tratar la picadura una vez quede seca la arcilla sobre la zona de picada.

Nuestros pies son parte importante de las travesías, el efecto del calor nos pueden provocar rozaduras, ampollas y todo tipo de molestias al caminar. Un buen calzado, a poder ser calzado de trekking bien ajustado, calcetines transpirables y sin costuras son los mas adecuados para prevenir cualquier tipo de herida que puedan provocar en los pies. En caso de no prevenir las heridas estas nos acompañarán todo el camino agrabandose en cada paso que damos.

Por último, es aconsejable adelantar nuestra salida a primeras horas del día para salir junto con el sol o incluso antes. Cuando la temperatura aun es soportable e intentaremos evitar cualquier tipo de esfuerzo entre las 12 y las 3 que es cuando el sol esta en su punto máximo y cuando se llega a altas temperaturas. Pon el reloj y madruga, el día será mas largo y soportaras el camino mejor. Utiliza el medio día para comer y descansar.

Compártelo ...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Pin on Pinterest