Mejora en los caminos

Escrito el: Sábado, 15 agosto 2015 11:59h

correr_por_monteIr a correr por la montaña no solo es ir a trotar por superficies blandas, planas rodeado de naturaleza y aire puro. Si te lo vas a tomar en serio tanto si entrenas o compites por pistas forestales, pistas anchas de tierra y piedra, o por estrechos senderos, técnicos con apoyos mínimos y resbaladizos, zonas bajas, pasando entre arboles caídos y saltando entre las rocas hemos de aprender algo más que a correr.

Pisar piedras o ramas de árboles, zonas con peraltes, saltar piedras o grandes desniveles, complicados o resbaladizos, zonas estrechas, pendientes muy pronunciadas, trepar por rocas, pasar agachado entre bosque bajo, terrenos blando y con agujeros que a veces no vemos es muchas de las variedades que nos depara la montaña. Si queremos aprender a ir rápido en todo estos imprevistos que nos podemos encontrar y no lesionarnos con los peraltes o tropezones que puedan producirse hemos de fortalecer y mejorar nuestra mecánica.

El Agarre
Muchos caminos son virados, con peralte, curvas cerradas o con la superficie blanda como arena o barro, donde nuestras zapatillas de trail es donde trabajan aunque no nos demos cuenta. Para ello muchas veces debemos ir rápido y no frenar hasta que no estemos en la zona obstaculizada en la que realizaremos una adecuación del ritmo bastante fuerte y volveremos a recuperarlo en pocos metros. Para mejorar debemos realizar entrenamientos de aceleración y desaceleración y lo haremos con cambios de ritmos cortos y fuertes que consiste en reducir la velocidad o acelerarla a gran velocidad. No olvides realizar un trote cómodo antes de unos cuantos kilómetros y luego realizar en un camino de unos 100 o 200m varios cambios de ritmo cada 30, 50 o 70 metros de rápido o más rápido y a suave. Combínalo como quieras, rápido-rápido-suave, rápido-suave-rápido.

Desplazamiento lateral
Otro de las grandes diferencias de correr por la montaña es que dependiendo de la ruta que escojas a diferencia que correr por asfalto, es que te puedes encontrar dificultades a la hora de avanzar y tendrás que desplazarte lateralmente saltando de una roca a otra o de un punto de apoyo a otro a tu derecha o izquierda. Para adaptarte y entrenarlo podrás realizar skipping lateral, saltos laterales o frontales para potenciar tus piernas, entrenamiento en apoyos inestables y ejercicios de equilibrio.

Reconocimiento
Siempre que vayas a realizar un recorrido desconocido, es importante reconocerlo antes, si es para entrenar hazlo a un ritmo asequible la primera vez, si es en competición es recomendable explorar el recorrido para hacerte una idea de los ritmos y momentos en los que va a cambiar la dificultad, cuestas, secciones técnicas, bajadas son muchos de las dificultades que nos podemos encontrar. Conociéndolo podrás controlar tu ritmo y conservar cuando sea necesario o darlo todo.

Acostúmbrate al calzado
Dependiendo de la dificultad técnica del recorrido o del terreno que nos vayamos a encontrar es importante variar el calzado para encontrar cual será el adecuado. También para ir acostumbrándose a un calzado especial para tierra, con tacos o relieve.

Compártelo ...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Pin on Pinterest