Temperatura corporal

Escrito el: Miércoles, 22 diciembre 2010 22:03h

La temperatura corporal no es tan solo la temperatura de tu cuerpo, esa que miramos con un termómetro cuando estamos enfermos, aunque algunos lo ponían en la lampara de noche para estar enfermos, sino la sensación de temperatura que tiene nuestro cuerpo mientras practicamos el running. Esta temperatura viene dada entre la temperatura exterior y la ropa que llevemos.


Hay muchos blogs que nos dicen que debemos hacer en invierno, o cuantas capas debemos de llevar, es una buena guia para comenzar, pero siempre eres tu el profesional de tu propio cuerpo y el que ha de experimentar cual es la indumentaria apropiada para cada día y temperatura para evaluar las sensaciones que se obtiene, para estar preparado para el día de la carrera o para el resto de entrenamientos.

termometro

Un método para prepararte y saber cual de tus prendas debes ponerte, es en primer lugar conocer que tipo de ropa disponemos en nuestro armario, después debemos conocer las condiciones ambientales del día, la hora y la zona en la que vamos a correr.

En muchos casos la temperatura corporal repercute tanto o más como la temperatura exterior, al igual que el calor extremo del Agosto a pleno sol, o el Diciembre bajo cero influye en nuestro rendimiento, lo es la sensación térmica que tengamos. No es bueno pasar frío o calor, sobretodo en invierno.

Una vez que sabemos cuanto nos abriga la ropa de nuestro armario y saber por donde vamos a ir, por ciudad, por campo a través, bajo los arboles es determinar la temperatura ambiente, es aconsejable disponer de un termómetro en casa, en el exterior y a poder ser que no esté expuesto al sol, porque sino la temperatura sera superior, de ser así podríamos llegar a calcular a cuanta temperatura estaremos si corremos a la luz del sol, pero en invierno seria errónea ya que posiblemente se hará de noche pronto y el sol desaparecerá.

Una vez tengamos la temperatura, sabremos que recorrido puede irnos mejor, en un verano caluroso buscar zonas protegidas del sol o de lo contrario el sol que nos caliente, en inviernos fríos zonas soleadas o protegidas del viento que nos helará. Con estas dos variable solo nos queda coger la ropa que mas se ajuste, y si no pasamos frío o calor, (sobre todo en invierno ya que en verano seguro que calor pasamos) debemos memorizar o apuntar cuanta ropa o que tipo de ropa, el tejido vaya, hemos utilizado para ese día en concreto. Siempre teniendo en cuenta que al quemar calorías es como si tibieramos entre 5 o 10 más de la real, en función de esto vestirnos para nuestro desgaste diario de calorías.

En pleno invierno son algunos corredores que comentan en revistas que se montan un circuito cerca del coche, así en cada vuelta se desprenden de una prenda. Aunque si calculamos estas tres variables, a los pocos minutos de empezar a correr llegaremos a la temperatura estable, que una vez calculado no debería molestarnos ni hechar en falta ninguna capa de ropa.

Por ultimo pensar que los estiramientos es el momento donde nuestra temperatura baja, nuestro sudor se enfría y sentimos el cambio de temperatura por lo que en verano ir a la sombra y en invierno si puede ser realizar los estiramientos de antes o después a poder ser en el interior de nuestra casa. También es aconsejable fijarse en el termómetro a la vuelta ya que siempre puede bajar o subir la temperatura y saber que a cierta hora de cierta estación suele variar la temperatura.

Es importante porque esto puede influir en nuestro rendimiento, pasando frío y resfriandonos o a asarnos de calor. Vereis que una vez cogida esta rutina sabremos que ponernos en el momento adecuado.

Compártelo ...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Pin on Pinterest